Home


 
 
 
   



Agenda de recitales de Rosario
Videos
Fotos
Música
Tickets
Clasificados
Guía de anunciantes
Facebook Twitter Google+ Instagram
19
04
13


Especiales


Donington
El pequeño museo del rock local
Gala Décima Kozameh

Es cerca de la medianoche del 15 de abril del 2000 y después de algunos graves incidentes, la gente se empieza a desconcentrar en el Estadio de River Plate. Tocó Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota y Oscar, rendido frente a la insistencia de los fanáticos rosarinos, aceptó armar un colectivo para ir a ver el show ricotero más grande y ahora se está arrepintiendo. Mientras con palos, piñas y sacudones intenta liberar el camino del bondi de todos aquellos que quieren colarse para volver a su ciudad, se lamenta por lo bajo de no estar en su casa leyendo historia de las culturas aborígenes del país. Tiene tipos colgados del parabrisas. Otros intentando meterse por las ventanas. Son zombies del rock desesperados por un lugar y él no va a permitir que los que sí pagaron viajen incómodos. Durante casi diez años ha organizado, a través de su pequeña disquería Donington en la Galería Independencia, los viajes a todos los recitales importantes de metal, empezando con Iron Maiden en el Estadio de Ferro por allá en el 92. Ahora, debido a la repercusión local de su prolijidad y seriedad para organizar tours, sus clientes le suplicaron que expanda el negocio y su primer viaje está siendo todo lo que él no ha querido nunca.

Oscar es el dueño de esta legendaria rockería y el más antiguo organizador de tours rockeros del país: “Un tipo de Mar Del Plata viene después de mi”, dice orgulloso. Ya nadie se intenta colar en sus viajes y lo respetan como la leyenda viva que es. Es justo, serio y trabajador. Desde su silla, la misma que usa desde hace 17 años, toma las señas de los viajes, ordena metódicamente las entradas para vender y cuando no hay nadie lee en su computadora sobre los Indios Quilmes en Tucumán. El teléfono suena con preguntas pero él insiste que si quieren saber de un disco “Se muevan y vengan al local a averiguar”. Donington no tiene Fan Page, ni sitio web y no se le conoce publicidad de ningún tipo. Su popularidad se debe al reconocimiento y cariño de su clientela.
También es la única tienda de discos de Rosario que no le cobra a las bandas locales un porcentaje por la venta de sus discos: “Todos alguna vez fueron clientes y no cobrarles una comisión es mi forma de agradecerles tantos años de acompañamiento”, explica mientras escribe con fibrón rojo el cartel de un nuevo tour que está organizando.

Él se define como un comerciante y no como un fanático. “Escuchaba metal”, dice, pero ya no se identifica con ningún género. No escucha más música. Explica estar cansado y que hoy valora la paz. Así es Donington. A diferencia de todas las discotiendas del mundo, siempre está en silencio. No tiene vergüenza en admitir que para él esto siempre ha sido un negocio ante todo. Lo fue cuando empezó trabajando de distribuir discos “de boliche” que traía desde San Pablo, Brasil, lo siguió siendo cuando abrió su propia disquería y empezó con sus viajes. Su honra más grande a nivel laboral fue organizar el tour más importante del país para el recital más grande de la historia del rock actual. Oscar llevó, con dos colectivos que salieron tanto de Rosario como de Buenos Aires, a ochenta personas hasta Río de Janeiro para ver a los Rolling Stones en el año 2006. Fue un viaje que duró una semana en el cual, aprovechando sus conocimientos y el amor que tiene por ese país, los colectivos fueron parando en las playas durante el día para descansar y admirar paisajes y viajando sin parar por las noches para llegar a ser parte del concierto que recibió a 1.5 millones de espectadores en la playa de Copacabana.

A Oscar le gusta la historia. Cuenta que su amor por los libros y la lectura viene desde pequeño donde su madre, una ama de casa apodada “La Borgiana” (por sus conocimientos en la literatura de Borges) y su padre, un empleado de empresa telefónica fanático de los secretos de la Segunda Guerra Mundial, le mostraron el fabuloso mundo del leer. Lo que más le gusta en la vida es viajar e ir a ver esas culturas latinoamericanas extintas que dedicadamente estudia durante todo el año. Ha recorrido desde el sur de nuestro país hasta el norte de Brasil visitando ruinas, museos y ciudades viejas que alguna vez estuvieron habitadas por nativos que resistieron hasta su último esfuerzo las colonizaciones.

Su disquería también es un museo. Cubierta en su totalidad por afiches y entradas de recitales de todo tipo, Oscar, nostálgico, hace una visita guiada explicando de cuándo es cada afiche, cómo fue aquél recital, una anécdota graciosa de ese tour, un viejo cliente punky de la foto que ahora es médico y tiene hijitos. “Oscar de Donington” - como lo conoce todo el mundo - sabe la historia de muchas culturas indígenas y también de cada una de las piezas que conforman esta galería rockera.

Es un historiador de la cultura rosarina y, al igual que cualquier buen especialista, tiene obras de arte únicas. Antes de terminar el recorrido por el lugar, Oscar ofrece mostrar la más importante, su preferida. Corre algunos objetos que la esconden de posibles ladrones de arte y la muestra: Plastificada, como si fuera un vidrio que la protege, está la entrada del único recital que Queen dio en Rosario el 6 de marzo del 1981. La número 2830 del show de Freddy Mercury en la cancha de Rosario Central. Esa, para él, es la Gioconda de su museo.

 



Imprimir este articulo
Enviar a un amigo

 
Comentarios

 
 

agregá tu comentario haciendo click aca
ingresar como usuario


 

 


  Shows Sonidos Emergentes Noticias Review / Lanzamientos Entrevistas Tecnología Cine Seguimiento Tickets Tips locales Agenda Videos Música Fotos Especiales Videojuegos Clasificados Revista Erre! Guía para músicos